Mientras el Gobierno asiste a las empresas de gas haciendo que los usuarios paguemos el costo, los verdaderos pobres del país padecen los aumentos de precios y algunos ni siquiera tienen hogar. Este fin de semana, en Quilmes, 24 familias fueron brutalmente desalojadas de unas torres ubicadas en el humilde barrio Mozart. 

Ahora los vecinos se instalaron en la puerta del Municipio y piden que los reciba el intendente Martiniano Molina.

 

 

El desalojo fue resuelto por la Fiscalía N° 5 a cargo de Jorge Saizar que dispuso un gran operativo policial. Los efectivos arremetieron contra las familias con gas lacrimógeno y balas de gas.

"Nos rompieron las pocas cosas que teníamos, le pegaron a los chicos", contó una de las vecinas a C5N.

Para lograr ser atendidos, los vecinos montaron de maner precaria unas carpas frente a las rejas del municpio que gobierna Cambiemos. Al momento de cerrar esta nota, no habían recibido ninguna respuesta.