Román Petrovich es abogado, oriundo de Don Bosco y viene de estar diez años en puestos clave en la gestión de Berazategui. Tiene 35 años pero parece más grande, quizás porque está acostumbrado a pelearla desde chiquito. A los nueve años perdió a su mamá por una severa enfermedad y al poco tiempo su padre debió irse a la provincia de Salta por motivos laborales.

Respaldado por el intendente Patricio Mussi, siente que es el momento de llevar a Quilmes el modelo de gestión que aprendió en el partido vecino. Quiere que Quilmes recupere el brillo de los años en los que la llamaban "la perla del sur".

Con al menos cinco precandidatos a intendente lanzados dentro del peronismo, Petrovich está convencido de que es la mejor opción para vencer a Martiniano Molina (Cambiemos) porque con su perfil puede lograr votos en ambos lados de la grieta. Y que es el único que tiene una experiencia exitosa en gestión.

 

¿Cuál es la situación más delicada en Quilmes?

Los números informales que manejamos es que el 22 por ciento vive en barrios precarios. Es decir que al menos 150 mil personas que viven sin infraestructura, sin acceso al servicio de salud, sin recolección. Unas cien mil vive en barrios inundables en lugares donde se prometieron obras que no se hicieron. Estamos hablando de que una sudestada fuerte provocaría un riesgo real de muerte.

 

¿Cómo funciona el sistema de la salud?

En los barrios muy humildes pocos tienen cobertura médica y usan la que da el municipio. Hay muchos problemas de atención, las salitas apenas funcionan como dispensarios. No sólo en atención médica, también hay abandono en materia de educación sexual. Hay casos de sífilis que no están informados. Y no hay estadísticas para dimensionar el problema. El último censo de 2010 indica que somos 580 mil habitantes, pero hubo un crecimiento exponencial que no está reflejado. Tenemos casos de tuberculosis en chicos porque crecen en condiciones de hacinamiento, miseria y de pobreza. Es una situación crítica.

 

En lo que respecta a asfalto se nota el contraste entre Quilmes y Berazategui

Cuando Mussi asumió en Berazategui sólo el 25 por ciento de las calles estaban asfaltadas. Hoy se está arriba del 90 por ciento. En Quilmes pasa que muchas calles figuran asfaltadas en los planos y no están. Quilmes no tiene un diagnóstico real de bacheo. Si no sabés cómo es el problema no podés atacarlo. Y el problema con eso, no es solo la mugre. Por ejemplo, si hay una emergencia, las ambulancias no pueden entrar. Lo bueno es que todas estas cosas ya las solucionamos una vez. Quilmes que fue la perla del conurbano, hoy en día no sabemos qué pasó, pero los quilmeños vemos cómo avanzó Berazategui y nos quedamos con una envidia sana.


 

Durante la entrevista, Petrovich recuerda con nostalgia la época en que iba de Don Bosco a Quilmes Centro y sentía que llegaba a un lugar “seguro y limpio”. “Hoy bajás en la estación de tren y no se puede caminar. Tenés una plaza muy linda pero está llena de manteros. Hay un descontrol de la gestión municipal, se permitió poner puestos. Hay una informalidad laboral muy grande, Quilmes está devastado realmente, no es para exagerar”.

“Muchos de los manteros venden elementos que son realizados por ellos mismos, hacen mermeladas por ejemplo. Deberían tener un espacio para poder trabajar de forma correcta y segura. También para el que compra con un control bromatológico. Son cosas que con congestión y contrabajo se pueden hacer. En Berazategui tenemos la ley de góndola. Es una ordenanza que los obliga a que haya una góndola de productos hechos en Berazegui”.


El mandato de Martiniano Molina exhibió muchos problemas en estos años ¿Por qué todavía mantiene cierto nivel de apoyo?

La mayoría de los votantes de Molina están desilusionados, pero si lo vuelven a votar es porque lo que tiene enfrente no los convence, por eso tenemos que proponer una buena unidad. Hay que dejar la grieta porque es funcional al gobierno de Martiniano. Quilmes necesita de todos, no solamente del peronismo, también del radicalismo. No se trata de hacer acuerdos electorales, sino de trabajar.

 

¿Qué le aporta tu candidatura a la oposición?

Incluyo a todos los sectores, y quiero que todos pongamos ideas. Aporto diez años de gestión exitosa. Conozco desde adentro cómo son los problemas porque trabajé junto a Patricio y Juan José Mussi, que son los intendentes más exigentes y que a mejor les va del conurbano. Además soy una cara nueva para los vecinos de Quilmes, tengo más para sumar que para dividir. Vengo de la gestión, no de la rosca y ese es el perfil que se necesita.

 

¿Pensás que tu candidatura le da más posibilidades a la oposición?

Totalmente. Soy el que más chances tiene para ganarle a Cambiemos en Quilmes. El único que puede llegar a romper la grieta que hoy existe.

 

 

En mayo, el intendente Patricio Mussi subió un video junto a Petrovich, en el que le dio impulso a la precandidatura para jefe comunal de Quilmes.


¿Cuál es la situación del sector industrial?

Quilmes no fomenta ni da beneficios para que las empresas se quieran radicar en el distrito, todo lo contrario. Las empresas terminan eligiendo Berazategui por todos los beneficios que tienen. Hay terrenos en Quilmes que podrían ser parques industriales hoy son asentamientos o barrios cerrados. Instalar empresas no solo mejoraría la recaudación de las arcas municipales, sino puestos de trabajo que podrían ocupar los vecinos. Quilmes tiene una normativa sobre tomar a residentes pero no se cumple.

 

¿Y en los comercios?

Se perdieron sólo el año pasado entre 500 y mil puestos de trabajo. Alcanza con caminar por el centro de Quilmes, Ezpeleta y Solano para verlo. Y volvió a crecer el mercado del trueque. Tenemos un reflejo muy negativo de lo que es la situación nacional. Y nosotros con la competencia infantil que a veces tenemos no estamos ayudando, ni al empresario, ni al comerciante ni al vecino.

 

El intendente anterior, Francisco ‘Barba’ Gutiérrez municipalizó la recolección de basura, ¿hoy funciona mejor o peor?

La municipalización fue una buena decisión que tomó ‘El Barba’. Lo que no hay es una visión de lo que es la recolección de residuos sólidos urbanos. En Berazategui día a día recolectamos la basura de la forma más eficiente posible. Ahora vamos a tener una aplicación para saber en qué horario te pasa el camión de la basura, para no dejar las bolsas afuera y que algunos animales las terminen rompiendo. Hoy en Quilmes ni siquiera hay día ni horario fijo en que pasen a recolectar. Es tan grande este problema que pese a todos los problemas que tenemos a nivel nacional, los vecinos igual están más más preocupados por la recolección de la basura o el bacheo.

Además está la ordenanza para prohibir la tracción a sangre y nunca se cumplió. No podemos permitir que se utilicen a los caballos de esa manera. Obviamente entiendo las necesidades y tienen que tener una una salida laboral. En Berazategui se da una bicicleta eléctrica a cambio del caballo. El propio municipio le da la posibilidad de vender los materiales; plástico, cartón, o vidrio. Hay empresas que están interesadas en comprar ese material. Reciclado y medio ambiente tienen que ser un tema fundamental en cualquier gestión.