Desde hace años que los vecinos del barrio Villa Castells, en La Plata, no tienen agua potable. El servicio depente de Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA), una empresa de capitales mayoritariamente estatales que depende de la Provincia.

Si los vecinos reciben  un incómodo servicio de agua envasada, lo insólito es que les cobran la tarifa plana de agua, que puede superar hasta los mil pesos, cuando hay un fallo que indican que deberían abonar la mitad de la factura. Según asegura el portal 0221, desde principios de este mes los frentistas están con las canillas y tanques secos.

 

 

-34.87081,-58.0271113

 

Para colmo, quienes en protesta no abonan, reciben intimaciones de pago de parte de ABSA.

"Tenemos problemas de presión, no como antes que era un desastre, pero igualmente recibimos muy mala calidad del agua", dijo a Diario Registrado Germán Ceskiavikus, vecino de Villa Castells. "El agua que viene por la red es salada, no se puede tomar. ABSA entrega agua en unos tanques que realmente no sabemos en qué condiciones están. Eso sí, la empresa todos los meses nos cobra la factura religiosamente". 

En efecto, ABSA se niega a acatar el fallo dictado por el juez Dante Rusconi, titular del Juzgado de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de La Plata, que establece que la empresa debe garantizar el sumistro de agua potable envasada y que mientras tanto solo debe cobrar el el 50% del valor total del servicio, equivalente al uso de cloacas.