Fue tragedia que pudo evitarse y podrían ser otras si la actitud de los gobernantes no cambia. A sólo días de las dos muertes en la escuela 49 de Moreno, dos colegios debieron ser evacuados por pérdida de gas. 

 

Se trata de la secundaria N° 7 de Pilar y de la Primaria N° 8 de Merlo. En ambos casos, docentes y padres afirman que ya se habían presentado denuncias por el estado edilicio de las escuelas.

 

En Pilar, según informó Página 12, el director de la institución resolvió ubicar a los chicos en el patio para dejarlos fuera de peligro, pero luego suspendió las clases en cuanto vio una estufa defectuosa y un toma corriente enchufado a su costado.

 

En tanto, que en Merlo la directora pidió a los padres que entraran al establecimiento y allí les advirtió que había “pequeñas pérdidas de gas”, además de otras irregularidades. Sin embargo, aclaró que las clases continuarían por pedido estricto de la inspectora.