El otrora massista intendente de San Miguel, volvió a cruzar a funcionarios del gobierno nacional para defender a María Eugenia Vidal. Es que el ministro de Gobierno de la dama de la Provincia, cumple al pie de la letra con el cargo de defensor acérrimo de la mandataria. Lo llamativo es que levante su espada contra los muchachos de su mismo signo político.

Ahora De la Torre se la agarró con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Y la verdad es que razones no le faltan.

Según un nota del periodista de Clarín, Marcelo Bonelli, el mejor amigo de Lagarde estuvo en la cancha de River el último partido en que el que conjunto argentino la pecheó ante Gremio. Como estaría aburrido con el partido, Nico no tuvo nada mejor que hacer que ponerse a charlar de política con sus amigos empresarios del palco. 

En esa charla, habría deslizado que si María Eugenia Vidal aspira a la presidencia en 2019 "que sea con su plata".

 

 

 

Joaquín de la Torre on Twitter

 

"Espero que esto que afirma Bonelli hoy en Clarín, sobre supuestos dichos de Dujovne, no sea cierto. Sería oportuno que el Ministro lo aclare", lanzó el 'Gordo'.

El cruce con Dujovne no es el primero. Días atrás, De la Torre se quejó del ministro del interior, Rogelio Frigerio, por la merma en los fondos que le llegan a Buenos Aires. Sin embargo, al otro día le bajó el tono a las declaraciones al afirmar que Frgerio hace un "buen trabajo" al lograr que se apruebe el proyecto y que el problema en realidad es el modo de reparto histórico de los fondos.

asta el momento, el ministro del ajuste no dio ninguna respuesta. Lo que queda claro es que las cosas no  están bien entre Nación y Provincia.

Desde que la crisis se profundizó, el Gobierno ha obligado a que la Provincia sea la que se cargue al hombro el ajuste. El mejor ejemplo de ello es la confección del Presupuesto, pero también vale recordar que la gobernadora tomó deuda en dólares y que fue casi ogligada a comprar bonos con el resarcimiento que había recibido en aquella puja por el fondo del cornubano.

Por otra parte, desde la mirada de la gestión nacional, es casi lógico que a Provincia y Ciudad le pidan toda la ayuda posible en un momento como este. Veremos cómo sigue.