Miles Soloman, un adolescente de Sheffield, Inglaterra, descubrió que los sensores de radiación de la Estación Espacial Internacional (ISS) estaban registrando datos falsos.

Inmediatamente envió un mail a la NASA sin mucha esperanza de obtener una respuesta. Sin embargo, desde la NASA la corrección fue evaluada y aceptada. E incluso invitaron al joven a participar de la resolución del problema. 

Gracias a un proyecto denominado TimPix del Institute for Research in Schools (IRIS), los alumnos trabajaban con datos de la estación espacial y ahí fue cuando Soloman, de 17 años, notó el problema de varios registros que marcaban  "-1" de energía. 

 

"Nos encontramos más agradecidos que avergonzados", dijo Larry Pinksy, profesor de la Universidad de Houston y colaborador de la NASA. Y señaló: "Esto descubre uno de los valores de proyectos como los que desarrolla IRIS. Es una oportunidad para que los estudiantes ayuden a detectar lo que los expertos pasaron por alto". 

Desde la agencia espacial, precisaron que estaban al tanto del error pero que no sabían que se presentaba en forma recurrente. Soloman, por su parte relató que sus amigos piensan que es "un nerd" y agregó: "No estoy tratando de probar que la NASA comete errores. Todo lo contrario. Quiero trabajar con ellos y aprender de ellos".