Dedicado a la observación de la Tierra, el microsatélite europeo Proba-1 fue lanzado el 22 de octubre de 2001 y cuenta con una cámara hiperespectral que proporciona imágenes en blanco y negro de 5 metros de resolución; además de brindar la posibilidad de ver nuestro planeta "con nuevos ojos". 

El pasado 6 de enero, el microsatélite cruzó El Cairo y en las fotos pueden apreciarse tres grandes pirámides egipcias. De abajo a arriba, la primera es la Gran Pirámide de Guiza, también conocida como pirámide de Keops. Con sus 146 metros de alto, es la más antigua de las tres pirámides de Egipto.

 

 

Pirámide de Guiza en Egipto captada por el microsatélite Proba-1 de la ESA
Pirámide de Guiza en Egipto captada por el microsatélite Proba-1 de la ESA

 

A continuación, a su derecha y con 143 metros de alto, se distingue la pirámide de Kefrén. Y, por último, situada en el centro de la imagen, está la menor de las pirámides: la de Micerino, que cuenta con 64 metros.

 

 

La combinación de Proba y el instrumento CHRIS permite obtener datos de imágenes hiperespectrales en hasta cinco ángulos de visión de sensor diferentes durante un sobrevuelo orbital a través del seguimiento de su trayectoria. En pocos días, los datos obtenidos se emplean para obtener más información sobre las propiedades biofísicas y bioquímicas de la superficie terrestre, de la atmósfera o de las aguas costeras.