El estudio internacional, con especialistas de Reino Unido y Alemania, destacó que la limpieza de alimentos en los gorilas es una capacidad propia y que el aprendizaje social puede ayudar a incrementar la frecuencia de este comportamiento natural. 

Para el experimento, se trabajó con un grupo de gorilas en cautiverio al que se le dieron manzanas sucias y limpias en el Centro de Investigación de Primates Wolfgang Kohler del Zoo de Leipzig, en Alemania. 

Tras la recepción de los frutos, llenos de arena, los primates reaccionaron limpiando el alimento en al menos el 75 por ciento de las pruebas. El autor principal del estudio, Damien Neadle, de la Universidad de Birmingham, explicó que, en tres de cada cuatro gorilas, “al menos una de las técnicas de limpieza empleadas era similar a la observada en libertad”.

 

“Dado que estos dos grupos (en cautiverio y en libertad) son culturalmente inconexos, el estudio sugiere que el aprendizaje social no es necesario para que emerja esta práctica”, afirmó Neadle.

Por otro lado, Neadle rechazó la pregunta binaria entre si es aprendizaje cultural o no, ya que puede ser propagado mediante interacción social, pero también aprendido “espontáneamente” por los individuos.

(EFE)