La NASA confirmó este lunes que la sonda espacial InSight, que partió de la Tierra el pasado 5 de mayo, logró amartizar con éxito en el planeta rojo, y ya comenzó a desplegar sus instrumentos y paneles solares.

El módulo espacial logró superar con éxito los llamados “siete minutos de terror”, que equivale al tiempo que le lleva atravesar la atmósfera a casi 20 mil kilómetros por hora y reducir su velocidad a solo cinco kilómetros para poder posarse con seguridad en la superficie marciana.

NASA on Twitter

"La misión InSight es una sonda enviada al profundo interior de Marte para poder comprender mejor los procesos de formación iniciales de la Tierra y todos los planetas rocosos; vamos a poder comprender la composición del manto, ver qué tan grande es la corteza y de qué está hecha”, explicó en una conferencia de prensa en Estados Unidos, Bruce Banerdt, investigador principal de la misión, y añadió: “Queremos comprender lo que pasó en los primeros segundos de la creación, pero en la Tierra esa evidencia ha sido borrada en su mayor parte por las placas tectónicas y por la convección del manto".

NASA on Twitter

La sonda será la primera que registrará las vibraciones sísmicas y la emisión de temperatura desde el suelo de Marte, y sus datos permitirán reconstruir la estructura interior del planeta rojo, así como su historia. La información que InSight revele sobre el interior servirá para conocer mejor cómo se formó hace 4.500 millones de años y cómo evolucionó durante sus primeros miles de millones de años de vida.

"Mi primera foto en Marte; la tapa de mi lente aún no fue retirada, pero tenía que mostrarles un primer vistazo de mi nuevo hogar", posteó la agencia espacial, mientras seguían los festejos en el centro de control del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.