A mediados de 2016, la británica Joy Smith, de 52 años, recibió la peor noticia que una persona podría recibir: le quedaban dos meses de vida. Por lo menos así se lo hizo saber su médico.

La británica tenía un cáncer de estómago e intestino inoperable, que no daba muchas esperanzas de vida más que una cuestión de meses. Pero de repente comenzó a ocurrir el "milagro".

Lejos de tratarse de una cuestión de fe sino de determinación, Joy comenzó con un tratamiento alternativo y complementario a las sesiones de quimioterapia que le realizaban: tabletas de cannabis medicinal.

 

 

Si bien al principio era un poco reacia a ingerirlas, la desesperación hizo que no tuviera opción, y además se informó sobre las mejores del aceite de cannabis en casos de cáncer en su país, donde recordemos el cannabis medicinal es legal.

Casi 2 años después, los médicos están desconcertados con los resultados: los escáneres de Joy muestran que que solo queda una pequeña cantidad de células cancerígenas en su estómago, y confían que el resto desaparecerá con el consumo contínuo de cannabis.

“Soy un milagro andante. Los doctores me llaman Mujer Maravilla. El aceite de cannabis debería estar legalizado para fines médicos: las personas están muriendo y la quimioterapia no los está curando”, expresó a medios locales.

 

 

Las pastillas que toma son un suplemento nutricional cannabidiol, que se deriva del cannabis y es legal en el Reino Unido, sin embargo, su tratamiento también contiene THC.

Como si fuera poco, Joy Smith ganó recientemente 100 mil dólares luego de participar en un programa televisivo, mientras estaba “bajo la influencia” del aceite de cannabis. “Es imposible, pero he vencido a la ciencia”, añadió.