En el zoológico de Miami, Estados Unidos, un equipo multidisciplinario de al menos 24 personas logró inmovilizar a una jirafa de 907 kilogramos y 4,87 metros de largo que sufrió fracturas en dos de sus patas. 

El animal fue inmovilizado, se le tomaron radiografías y se le colocaron zapatos de goma hechos a medida. La operación fue calificada por el parque de Florida de "reto extremo".

El animal de 11 años de edad y llamado Pongo, llevaba algún tiempo padeciendo de cojera, por lo que los veterinarios decidieron realizar una intervención compleja por lo difícil que, según explicaron, resulta anestesiar a una jirafa.

Con una altura de 16 pies (4,87 metros), Pongo sufría una cojera severa que había "restringido significativamente su movilidad y le estaba dificultando realizar sus actividades diarias", indicó el Zoológico de Miami en un comunicado este martes.

 

 

La jirafa "reticulada" fue inmovilizada el sábado pasado para someterla a una serie de procedimientos "necesarios para mejorar su calidad de vida", según el parque zoológico ubicado en el sur de Miami.

Pongo, que había experimentado un deterioro significativo en las últimas semanas, estaba recibiendo medicamentos que le ayudaban a controlar su malestar.

Para las labores de inmovilización fue necesario "un esfuerzo altamente coordinado" por parte de un equipo de más de dos docenas de personas procedentes de varias instituciones, incluidos veterinarios, cuidadores de zoológicos y herreros.

Una vez tumbada en el suelo y con su cabeza en alto descansando sobre un tablón, se realizaron simultáneamente varias tareas, entre ellas las radiografías, poda de los cascos, terapia con láser y la recolección de muestras de sangre y tejido.

También le colocaron a Pongo en sus patas traseras unos zapatos de goma personalizados, que tuvieron que "modelarse", detalla la institución, el único zoológico subtropical en los Estados Unidos continental.

Durante la intervención se aplicaron masajes constantes en cuerpo y cuello para estimular el flujo sanguíneo.

Los Rayos X revelaron que Pongo tenía una fractura reciente en la pata trasera izquierda, así como una más "vieja" en la delantera derecha.