La novedad fue publicada este fin de semana por la NASA. Encélado, la sexta luna más grande de Saturno, tiene actividad geológica que demuestra que allí hay un océano interior. 

 

 

Las imágenes infrarrojas fueron tomadas por la sonda espacial Cassini a lo largo de 13 años. Lo que permite ver, sin lugar a dudas, la actividad geológica del satélite.

Encélado se ve por fuera como una bola de nivel brillante, pero toda su actividad sucede debajo de la primera capa de hielo. Allí “enormes columnas de granos de hielo y vapor” y, según la Nasa, provienen de su océano líquido interior.