El Nasalferón, las gotas que empezó a aplicar Cuba la semana pasada, es por vía nasal. Se coloca una gota en la mañana y otra en la noche, por un período de 10 días.

"Los convivientes deben iniciar el tratamiento tres días antes del arribo del viajero a su domicilio", explicó Ileana Morales, la directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Las gotas elaboradas por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de La Habana, son un inmunoprotector que evita la replicación del SARS-CoV-2, el virus que provoca el COVID-19.

La salud de Cuba

El Nasalferón ya fue suministrado a 17.000 trabajadores de la salud, y unas mil más consideradas vulnerables por tener una edad avanzada o haber estado en exposición directa al coronavirus.

 

Tal explicaron los científicos, el fármaco modifica la cantidad de colonias de virus presentes en el organismo, además de fortalecer el sistema inmunológico y garantizar que la persona infectada no desarrolle síntomas severos.

Además, al emplearse vía nasal incide de manera directa en la zona del organismo donde se concentra la mayor cantidad de virus, atacando así de manera rápida su reproducción.

Rebrote

En La Habana, esta semana se registraron un promedio de más de 80 casos diarios, siendo el sábado Cuba el día récord, con 365 nuevos contagios de coronavirus. Desde el comienzo de la pandemia, la isla totaliza 14.188 casos y 148 fallecidos.

En la actualidad, Cuba está desarrollando cuatro vacunas contra el COVID-19, que se encuentran en distintas etapas de ensayos clínicos. La intención del Gobierno es inmunizar a toda la población antes de que finalice 2021.