Luego de unos días de silencio, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, emitió un comunicado en el que aseguró: “Tenemos la obligación de proteger tus datos y si no somos capaces entonces no merecemos servirte”. 

Pero a pesar de estas buenas intenciones, la filtración de datos de millones de cuentas en diversos países generó todo tipo de repercusiones e incluso una campaña para cerrar las cuentas personales en Facebook. 

Aunque si no está entre tus intenciones dar de baja tu usuario, al menos podés dedicar unos minutos a revisar cómo está configurada tu cuenta y tomar decisiones sobre qué información podés, o no, dejár más o menos expuesta. 

Una vez dentro de la red, en la página principal de tu inicio vas a ver un icono con el signo de pregunta y podés entrar en “Accesos directos a la privacidad” y “Comprobación de la configuración de privacidad”.

 

En el primer paso, limita qué personas pueden ver tu perfil a “Amigos” para que solo tus contactos puedan ver el contenido que posteás.

En el segundo paso de la comprobación podés ver qué aplicaciones has enlazado a tu perfil de Facebook, a través del menú “Configuración”, en el apartado Aplicaciones.

 

Cuando utilizas Facebook para acceder a estas “apps” de terceros sin tener crear una cuenta nueva les das acceso a tu perfil. Elimina todas las aplicaciones que ya no utilices y de ahora en adelante cuando necesites crear un perfil nuevo para una aplicación no utilices la opción de Facebook.

En el tercer paso de la comprobación de la configuración de privacidad tendrás acceso a la página que contiene tu información personal, ahí podés eliminar tu historial de escuelas y puestos de trabajo o tu dirección postal y cambiar a “Solo yo” para decidir quién puede ver la información de contacto. 

Otra limitación que podés agregar es la de  “Anuncios”. Desactiva la opción “Anuncios basados en tu uso de los sitios web y las aplicaciones” y selecciona “No” en “Anuncios en aplicaciones y sitios web fuera de las empresas de Facebook” para que la red no te muestre publicidad en función de tus preferencias y de tu actividad.

Para que Facebook no tenga ningún tipo de acceso a tu historial de navegación por internet salí de tu cuenta de Facebook antes de consultar otras páginas. En tu teléfono podés desactivar el acceso a cámara, micrófono y los sistemas de localización, por ejemplo.