Una vez mas la Patagonia argentina está en boca de la paleontología mundial por el hallazgo de una nueva especie de dinosaurio en una zona próxima al Embalse Ezequiel Ramos Mejía, Río Negro. La nueva especie fue bautizada como Tralkasaurus cuyi, y era del tipo carnívoro.

 

 

El Tralkasaurus cuyi se encuentra en el grupo de los terópodos abelisáuridos y su contextura fue mucho más chica que la de los carnívoros de ese tipo identificados hasta el momento.

Este dinosaurio medía cuatro metros de largo, mientras que los otros alcanzan entre siete y once metros.

Su descubridor, Mauricio Cerroni aseguró que este descubrimiento "revela que ese grupo abarcaba un nicho ecológico mucho más amplio de lo que se pensaba”.

Los trabajadores del Museo Argentino de Ciencias Naturales y del CONICET reconstruyeron al espécimen utilizando el maxilar, costillas cervicales y parte del espinazo de la cadera y de la cola.

Es posible que el Tralkasaurus se alimentara de los pequeños dinosaurios herbívoros conocidos como iguanodontes, que fueron encontrados por el mismo equipo de paleontólogos en localidades cercanas, junto con otras especies como tortugas y lagartos.

"El hocico de esta nueva especie presenta mucha ornamentación, es decir, una superficie externa marcada por rugosidades, lo cual es una característica de estos carnívoros, lo que nos hace suponer que, en lugar de tener cuernos como el Carnotaurus, podría tener estructuras córneas pequeñas o poco desarrolladas”, detalló Federico Agnolín, de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.

A su vez, destacó que “hay un elemento que sostiene a la costilla que es muy delgado, algo que nunca se ha visto en ningún otro grupo de carnívoros”.