Los primeros conjuntos de datos de temperatura completos para 2017 muestran que el año pasado fue el tercero de una serie de años excepcionalmente cálidos de acuerdo a las estimaciones realizadas por el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S).

Este organismo que fue implementado por el Centro Meteorológico Europeo (ECMWF) indicó que la temperatura del aire superficial promedio global superó los 14,7 grados Celsius en 2017. 

 

 

El año pasado fue extremadamente cálido a pesar de no tener la influencia de las condiciones de El Niño en el Pacífico Tropical. Las temperaturas del 2017 fueron más altas que el período 1981-2010. Por el momento, sigue en el primer puesto el año 2016; seguido del 2015 que sí fueron influenciados por el fenómeno de El Niño ( relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental ecuatorial, el cual se manifiesta erráticamente cíclico, mientras que la fase de enfriamiento se conoce como La Niña). 

La capa de hielo marino también estuvo por debajo del promedio, especialmente durante los meses más fríos al comienzo y al final del 2017.