Aunque ahora el chef Alex Lambert desmiente las acusaciones e indica que se trató de una "discusión en caliente" el daño ya está hecho y perdió su empleo en la cocina del hotel Littleover Lodge en Derby, Reino Unido. 

Si bien al principio sus empleadores intentaron defenderlo, dado su habitual buen desempeño, la amenaza de un boicot de veganos y la mala prensa hicieron que Lambert tuviera que abandonar su puesto. 

 

 

La discusión, que fue el disparador del escándalo, fue en Instagram cuando el chef - que cerró su cuenta- aseguró que su pasatiempo favorito era poner carne en platos veganos sin que ellos lo notasen. 

Broma o no, Lambert tuvo el peor final y perdió su empleo además de ganarse el escarnio público de la comunidad vegana de Inglaterra. 

 

Fuente: DailyMail