Sociedad // Violencia racista

Un grupo de skinheads fue procesado por atacar a un joven

15:14 | Tres integrantes de un grupo skinheads de orientación neonazi podrían ir a un juicio oral, ya que hoy fue confirmado por la Cámara Federal porteña su procesamiento por lesiones en riña. Habían atacado a un joven.

De la Redacción de Diario Registrado // Martes 28 de septiembre de 2010 | 15:14

La medida, tomada por la sala I del tribunal, recayó sobre Maximiliano Curia, Nelson González y Tabaré Royi Fierro Zanardi, quienes en el 2009 hirieron a puñaladas a Juan Marty Foppoli, integrante del grupo “Sharp”.

El ataque se produjo el 23 de abril de ese año cuando Foppoli esperaba junto a un grupo de amigos un colectivo de la línea 132 en Rivadavia casi esquina Espinosa, del porteño barrio de Caballito.

Los tres acusados, integrantes de la agrupación skinhead, lo insultaron y luego le aplicaron varios puntazos antes de huir, pese a los cual Curia fue detenido y días más tarde se hizo lo mismo con sus dos cómplices.

La víctima relató que días antes de la agresión, Curia le había advertido que "él vivía en un barrio de nazis y que se tenía que cuidar de estar con los sharp o ser uno de ellos, que no pase por parque Rivadavia o el Cid Campeador, y que de la próxima no iba a pasar”.

Ese primer incidente se había producido en cercanías del colegio Vieytes, que según el agredido "es una zona que está muy politizada por el movimiento Juventud Nacionalista Social Argentina".

La División Unidad de Investigaciones de Conductas Discriminatorias dejó constancia en el expediente que Curia integra la agrupación “nacionalista Skinhead Zona Norte” y en diciembre de 2007 ya había sido detenido en un homenaje en el cementerio alemán al capitán Hans Langsdorff, jefe del acorazado “Graff Spee”.

También se lo vinculó a una pegatina de afiches en octubre de 2008, en donde se reivindicó la figura del ministro del Tercer Reich, Joseph Goebbels.

“Si a la amenaza proferida por Curia se suma que los otros dos imputados compartían su misma ideología, que no conocían a Foppoli, y que la ausencia de una previa discusión descarta un motivo alterno para el ataque, nada hace dudar aquí de que la agresión nace como un evento de carácter asociativo”, señaló el Tribunal.

El fallo de los jueces Eduardo Farah, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler consideró como agravante que el delito cometido haya tenido motivación en “una persecución u odio a una raza, religión o nacionalidad, sin el cual no podría proyectarse el caso que nos ocupa”.



personalizar
Elegí otra ciudad para mostrar en la página principal: