La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, implementan profundos cambios en la Policía de la Provincia, entre los que se incluyen las disminuciones de 40 a 26 de las Superintendencias Generales. Eso concluirá con el pase a retiro de más de 5 mil oficiales.

 

En las superintendencia de Seguridad pasan de 17 a 8 las Superintendencias de Zona, mientras que las Jefaturas Departamentales disminuirán de 74 a 32. Se jerarquizará el rol del comisario y se rediseñarán áreas de Investigaciones, Policía Científica, Narcotráfico y Delitos Complejos, las dos últimas se unificarán.

 

Los cargos supoeriores serán reducidos a casi la mitad y la formación será parecida a la Policia Metropólitana. También habrá una nueva planificación y desarrollo de la Superintendencia de Policía Vial y Seguridad Islas, como así también se crearán las superintendencias de Inteligencia Criminal y de Planificación y Operación Policial.

 

En cuanto al formato de ascensos, con la reforma se busca transparencia y que sean por méritos para que haya premios y castigos, al tiempo que se van a restituir las juntas de evaluación para ascensos.

 

En tanto, la formación de las Policías locales pasarán de 6 a 9 meses, habrá una capacitación supervisada y auditada por el Ministerio de Seguridad provincial. Asimismo, se llevará a cabo una transferencia progresiva de las Policías Locales con recursos económicos y materiales a los municipios.

 

Debido a la precariedad y a la falta de preparación en las escuelas, Vidal y Ritondo también dispondrán de mejoras en lo que respecta a la formación y capacitación de los cadetes. La idea es equiparar la formación policial con la currícula de Policía Metropolitana.