Se trata de una aplicación gratuita pensada por Eva Juncos que decidió- tras contactar al desarrollador e ingeniero en sistemas Pablo Botta- crear una aplicación que le permita a las mujeres pedir un taxi conducido por otra mujer y así sentirse más seguras.

La app gratuita, que ya funciona en Rosario, ahora empezará a estar operativa en Buenos Aires. "Hace 10 años que soy taxista y muchas veces las pasajeras me comentaban sobre actitudes de choferes que le generaban inseguridad, miedo o malestar cuando viajaban en taxis", destacó Juncos en diálogo con Big Bang News. 

 

La aplicación también puede ser usada por hombres aunque dependerá de la conductora si decide, o no, aceptar el pedido. "Todas tienen habilitación municipal y las tarifas son las que se cobran en la ciudad", remarcó Juncos que no solo desembarcará en Buenos Aires sino también en Córdoba.