“Esto se llama persecución”, así lo definió una de las docentes  en el que le exige una explicación al policía que informa los nombres y números de documento de todos los maestros que viajaban en una combi hacia sus puestos de trabajo. 

 

Dados los reclamos, el gobierno provincial de Santiago del Estero autorizó que la policía realice un seguimiento de quiénes son los maestros que asisten a dar clases y quiénes toman medidas de fuerza. 

 

Andrea Jiménez, dirigente sindical de Tribuna Docente, contó a Infobae que “la policía va a las escuelas y pide el listado de los docentes que están haciendo paro" y agregó: “En algunas escuelas las directoras muy adictas al gobierno le entregan esas listas negras. La movilización es muy grande e inédita entre los maestros. El viernes fuimos ocho mil docentes reclamando por nuestros sueldos en una movilización que culminó con palos por parte de la policía y docentes detenidos. El espíritu de lucha se explica en que el básico que cobramos es de 2900 pesos, el más bajo del país. El viernes los retenes policiales no dejaron pasar a micros que venían de Añatuya y del departamento Taboada".