DR encontró el comienzo de este ovillo de la mentira que repercutió en el exterior pero que insólitamente arrancó en Argentina. Todo el camino de la mentira que se agrandó como un teléfono descompuesto.
Si usted está pensando que la falsa noticia que asegura que la presidenta compró 20 pares de costosos zapatos franceses comenzó en el exterior, usted está equivocado. La “primicia” (si se puede llamar así) proviene de un extraño portal de noticias argentino llamado Informador Público que pertenece al periodista Guillermo Cherashny.
Fue el mismo el que se encargó de comentar que “no podía creer” que un diario extranjero haya levantado está información publicada en su sitio web. Allí sostiene que: “Se compró 20 pares de zapatos del diseñador Christian Louboutin, que son de élite y se caracterizan por tener la suela rojo pasión y el taco muy alto. Su costo es de alrededor de 4.000 euros cada par y se los probó uno por uno en la suite del hotel George V donde se alojó”.
La mentira ya estaba instalada en la web y tardo solo unas pocas horas en convertirse en una noticia global. El puntapié fue la reproducción de esta cuestionable información en el diario sensacionalista New York Post del magnate Rupert Murdoch. La información formaba parte de una amarillista nota donde se contaba chismes sobre los asistentes a la Asamblea de las Naciones Unidas.
Bajo el titular “UN diplos gone wild in NYC", el diario sostenía: “Argentina President Cristina Fernandez de Kirchner hit town after a Parisian shopping spree, during which she reportedly bought 20 pairs of Louboutins at $5,500 a pair”. La pregunta es evidente y tiene que ver con el desaparecido rigor periodístico ¿El medio chequeó esta información?¿Publicó cual era la fuente de la información? La respuesta es negativa.
El camino del teléfono descompuesto periodístico continúo. Tras publicar esta información en el NYP, el portal Hispanically Speaking News reprodujo la información, nuevamente sin chequear, y es más hasta le agregó el dato de que la presidenta además adquirió carteas de Louis Vuitton, Hermés Birkin y Nelly. Pero la recorrida no termina ahí. La CNN también la replico, una vez mas sin chequear ni difundir la fuente.
¿Ya se encuentra indignado con el cuestionable manejo periodístico del tema? Bueno, hay más. Clarín, La Nación y Perfil publicaron la mañana del 21 la misma información que publicó Cherashny el 17 de septiembre pero decenas de periodistas de las redacciones no lo sabía (o lo obviaron en sus artículos) y citaron al diario extranjero como fuente de la información (la premisa fue “si viene del exterior es cierto”). Una vez mas no chequearon la información, pero la mentira ya estaba instalada, y la operación realizada.

Si usted está pensando que la falsa noticia que asegura que la presidenta compró 20 pares de costosos zapatos franceses comenzó en el exterior, usted está equivocado. La “primicia” (si se puede llamar así) proviene de un extraño portal de noticias argentino llamado Informador Público que pertenece al periodista Guillermo Cherashny.

Fue el mismo el que se encargó de comentar que “no podía creer” que un diario extranjero haya levantado está información publicada en su sitio web. Allí sostiene que: “(La presidenta) se compró 20 pares de zapatos del diseñador Christian Louboutin, que son de élite y se caracterizan por tener la suela rojo pasión y el taco muy alto. Su costo es de alrededor de 4.000 euros cada par y se los probó uno por uno en la suite del hotel George V donde se alojó”.

La mentira ya estaba instalada en la web y tardo solo unas pocas horas en convertirse en una noticia global. El puntapié fue la reproducción de esta cuestionable información en el diario sensacionalista New York Post del magnate Rupert Murdoch. La información formaba parte de una amarillista nota donde se contaba chismes sobre los asistentes a la Asamblea de las Naciones Unidas.

Bajo el titular “UN diplos gone wild in NYC", el diario sostenía: “Argentina President Cristina Fernandez de Kirchner hit town after a Parisian shopping spree, during which she reportedly bought 20 pairs of Louboutins at $5,500 a pair”. La pregunta es evidente y tiene que ver con el desaparecido rigor periodístico ¿El medio chequeó esta información?¿Publicó cual era la fuente de la información? La respuesta es negativa en ambos casos.

El camino del teléfono descompuesto periodístico continúo. Tras publicar esta información en el NYP, el portal Hispanically Speaking News reprodujo la información, nuevamente sin chequear, y es más hasta le agregó el dato de que la presidenta además adquirió carteas de Louis Vuitton, Hermés Birkin y Nelly. Pero la recorrida no termina ahí. La CNN también la replico, una vez mas, sin chequear ni difundir la fuente.

¿Ya se encuentra indignado con el cuestionable manejo periodístico del tema? Bueno, hay más. Clarín, La Nación y Perfil publicaron la mañana del 21 la misma información que publicó Cherashny el 17 de septiembre pero decenas de periodistas de las redacciones no lo sabían (o lo obviaron en sus artículos) y solo citaron al diario extranjero como fuente de la información (la premisa fue “si viene del exterior es cierto”). Una vez mas no chequearon la información, pero la mentira ya estaba instalada.

 

Los funcionarios argentinos molestos porque los medios nacionales dieron mas espacio a este rumor que a la exposición de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la Asamblea General de las Naciones Unidas desmintieron de raíz esta información.

 

Un dato de color termina por ridiculizar toda está operación ya que ni la CNN ni el NYP, ni Clarín corroboraron que algo tan simple cómo el dato de que dichos pares de zapatos cuesta el más caro 1500 dólares y no 5500 cómo se publicó.