Por Dante Palma

Politica // Bestiario político argentino N° 14

Los Cancerberos

15:24 |

Por Dante Palma // Jueves 26 de septiembre de 2013 | 15:24

Profesor de Filosofía (UBA) y Doctor en Ciencia Política (UNSAM). En la actualidad realiza tareas de docencia e investigación, es columnista de la Revista 23 y panelista en el programa 678 que se emite por la TV Pública. Sus últimos libros son Borges.com (2010), El Adversario (2012) y Quinto poder (2014).

Seguilo @palmadante

 


Cuando, siguiendo la línea de lo que había sucedido en la antigua ciudad de Ortigia, el alcalde decretó que nadie podía morir ni nacer en su jurisdicción, se dispusieron cancerberos en toda la frontera de la ciudad. La razón era simple: había que frenar la estampida que, desde el interior de la ciudad, protagonizarían las embarazadas que querían parir y, desde el exterior, realizarían los moribundos que ansiaban una sobrevida. Los cancerberos, con su cuerpo de perro y sus 3 cabezas, aunque algo faltos de timing tras el largo proceso de ausencia de actividad que le siguió a la demostración de que el inframundo era una simple farsa, destrozaron los cuerpos de las jóvenes que habían sobrepasado largamente las 9 lunas (algunas llegaban a 14 o 15 y se cuenta que hubo una que llevaba 32), y de aquellos moribundos que eran arrojados por sus familiares desde el límite de la frontera con la esperanza de caer en esta jurisdicción. Tras la matanza, cargaron también contra los habitantes más humildes de los arrabales de la ciudad y contra todos los jóvenes, seres que naturalmente mantienen un estrecho vínculo con el delito, y los arrojaron más allá de la frontera.


Sin ningún Hércules que pudiera capturarlos, la ciudad institucionalizó a los cancerberos y los destinó a la protección de la seguridad interior e incluso muchos ciudadanos de a pie han adquirido uno para proteger el hogar. En el día mundial de la propiedad privada, con el objeto de homenajearlos, el alcalde inauguró un monumento de hormigón en el centro del ex jardín botánico que había construido Carlos Thays.  Allí, los primeros domingos de cada mes se realiza un extraño ritual en homenaje a Hades y los curiosos arrojan una monedita de 10 centavos para que la suerte los proteja en la próxima adquisición.



personalizar
Elegí otra ciudad para mostrar en la página principal: