El presidente Mauricio Macri estaría planeando la primera privatización de su mandato: trascendió que aprobó la venta, de manera ilegal, de Arsat, a una empresa de Estados Unidos, que así se quedaría con los próximos satélites producidos en Argentina y con el espacio orbital que le corresponde al país.

Así lo reveló un informe de C5N, a partir del acceso a una carta intención que firmó el titular de Arsat y yerno de Oscar Aguad, Rodrigo De Loredo; con la compañía norteamericana Hughes.

Al respecto, el sitio El Destape difundió el documento firmado el 29 de junio, en el que el Gobierno autorizó a Hughes a que se quede “con al menos el 51 por ciento” de Arsat 3 y también aprobó a cambiarle el nombre a la empresa, que pasaría a llamarse Newco.

 

Privatización de ARSAT

 

De todos modos, la venta sería ilegal, ya que viola la ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital aprobada en 2015, que en su artículo 8 dicta que no se pueden ceder los derechos de este nuevo satélite y que, de hacerse cambios en el esquema que se propuso durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, deben ser aprobados por el Congreso, según el artículo 10.

Sin embargo, sin licitación ni consulta, el Gobierno habría cedido la producción y explotación del nuevo Arsat a esta compañía, que en consecuencia también se quedará con el espacio orbital que le correspondía al país y se podrá llevar al exterior los dividendos que se generen, que hasta ahora eran para financiar futuros satélites.

De acuerdo con el medio citado, la operación fue aprobada hace días en secreto por De Loredo, y los representantes de Hughes, quienes acordaron que a partir de ahora se cree una nueva empresa.

Por otro lado, mientras que para la producción de los anteriores Arsat se utilizó al menos un 30 por ciento de elaboración argentina, para el nuevo satélite se comprará tecnología a Estados Unidos. Desde ese país también se arbitrará en caso de litigio.