Desde la asunción de Hernán Lombardi al frente del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, se produjeron en todos los entes que conforman la cartera una serie de transformaciones que han producido el deterioro de las condiciones de los trabajadores en base a criterios económicos y la necesidad de bajar el gasto público, la homogeneización de los contenidos bajo el relato de una excesiva politización, y la reducción de las audiencias a niveles impensados. 

 

"Gestionamos los medios de radiodifusión del Estado argentino y proyectos culturales con criterio plural y federal", dice el lema del ministerio a cargo de Lombardi en su página oficial. Sin embargo en los últimos 12 meses se ha profundizado, en todos los aparatos del Estado ligados a la Cultura, un proceso de fragmentación de los contenidos locales y plurales, el desprecio por la multiplicidad de configuraciones culturales que existen en todo el territorio nacional,  y la instalación de un sentido común que divorcia el carácter político de las prácticas sociales.

 

Uno de los casos más paradigmáticos es el de Radio Nacional, que conjuga en 47 ciudades de todo el país más de 50 emisoras de AM y 49 de FM. La nueva cúpula directiva está conformada por el cineasta Miguel Pereyra, quien quedó a cargo de Radio y Televisión Argentina S.E.; Ana Gerchenson, esposa de Fernando González uno de los nuevos editores centrales del Diario Clarín, nueva directora de Radio Nacional; y  Jorge “Bolita” Sigal, secretario de Medios Públicos, periodista, sanjuanino. 

 

Bajo una aparente pluralidad de voces, que se apoya en la cesión de espacios radiales marginales a algunos periodistas críticos, se esconde un plan sistemático de eliminación de posibles vestigios opositores. El resultado es la construcción una imagen de homogeneidad cultural sin conflicto. Claro que todo a costa de actos de persecución y ataques a la libertad de expresión.

 

En febrero de 2016, la nueva directora dio a conocer que prescindiría del servicio de destacados periodistas como Edgardo Mocca, Julia Mengolini, Roberto Caballero, Jorge Halperín, Mariana Moyano, y Nora Veiras, entre otros trabajadores del medio. Bajo el argumento de "falta de profesionalismo" se dieron de baja cientos de contratos que en realidad responden a afinidades políticas y de línea editorial. A la inversa se incorporó a la nueva programación periodistas y personajes públicos que durante los últimos años se mostraron muy en contra de la gestión anterior y sobre todo el rol de los medios públicos: Romina Manguel, Gustavo Noriega, María Julia Olivan, Alejandro Katz,  y Pablo Mendelevich, entre otros.

 

La impredecibilidad laboral para los trabajadores se replicó durante todo 2016 en las emisoras provinciales y locales. En el  último trimestre se ha dado a conocer desde organizaciones que nuclean  a trabajadores de prensa de diferentes provincias la decisión de reducir el número de contratos para 2017. El 1º de noviembre la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa de Santa Rosa denunció y repudió el despido ilegal y arbitrario del periodista Javier Alejandro Urban sin proceso sumario. En la misma línea durante la segunda quincena de diciembre los trabajadores de Radio Nacional de Córdoba ratificaron su estado de alerta y asamblea permanente tras anuncios de no renovar algunos contratos por parte del director Orestes Lucero. Al mismo tiempo en Santa Fe los trabajadores de Radio Nacional mantuvieron un paro durante varios días luego de que el director de la emisora, José Zenclussen, informara la decisión de prescindir de cinco trabajadores para el 2017.

 

En directa relación con la política de despidos e irregularidades en los contratos de trabajo, existen factores que generan muchísima preocupación en relación al futuro de Radio Nacional: la reducción brutal de los niveles de audiencia; el cierre de emisoras locales y provinciales y la extensión de la programación de Buenos Aires con un criterio unitario; y la eliminación de las webs de dichas emisoras con el objetivo de conjugar el contenido en una única página centralizada en la sede de Maipú 555.

 

Drástica reducción de los niveles de audiencia

 

En relación a la reducción de los niveles de audiencia los números son contundentes. Según la última medición de emisoras AM que lleva adelante IBOPE, en el mes de noviembre la audiencia de Radio Nacional (LRA1) fue de 1,6 (los datos corresponden al porcentaje de share), índice que se mantuvo parejo durante todo 2016. Con ésta cifra se observa que la Radio Pública ha reducido su audiencia casi 10 veces con respecto al mismo mes de 2015, terminando en séptimo lugar por debajo de Radio Mitre, Radio 10, La Red, Radio Del Plata, AM 750 y Continental. Cabe recordar que hasta diciembre de 2015 Radio Nacional crecía exponencialmente y disputaba el cuarto puesto en su categoría con radio Continental.

 

Cierre de emisoras locales y creación de una Cadena federal con mirada unitaria

 

La intención de la nueva gestión de Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado a cargo de Cambiemos es instalar una suerte “cadena federal” desde Buenos Aires. En términos generales el proyecto implica que las emisoras dejarán  de emitir en "espejo" los mismos contenidos en las dos señales a cargo, AM y FM, para dar lugar a los contenidos desde Buenos Aires. Para ello deberán ceder la red de amplitud modulada o la de frecuencia modulada a una cadena nacional las 24 horas desde Buenos Aires, elección que afectará de forma directa a las poblaciones con baja urbanización que no tienen acceso a ambas potencias. De  esta manera se dará mayor importancia a la difusión de la programación de Buenos Aires, en detrimento de los contenidos que daban identidad a cada programa y cumplían con un servicio a la población.

 

Una de las primeras víctimas de dicha decisión fue la emisora LRA 3 Radio Nacional Santa Rosa (730 del dial en AM) que en noviembre dejó de emitir programación local y se convirtió en una simple repetidora de RN Buenos Aires, por lo que los contenidos producidos con anclaje territorial sólo pueden escucharse en FM. Según manifestó a un medio local el director de RNSR, Germán Dittler, la intención es “federalizar la radio” con un contenido común para todas emisoras. 

 

Pocos días después se dio a conocer la misma suerte para Radio Nacional Rio Turbio. El medio dirigido por el conductor radial Franco Paz anunció la baja de la emisión local en su canal de FM ( 90.3Mhz), por lo que de ahora en más allí solamente podrá escucharse la retransmisión en cadena desde Buenos Aires (LRA1). Dicho canal resultaba el más elegido por la audiencia teniendo en cuenta su funcionalidad y una mejor calidad de sonido. Sin embargo luego de la decisión de darlo de baja quienes deseen escuchar la programación local deberán hacerlo a través de AM, lo que reduce el alcance y la calidad.

 

Eliminación de las webs locales y conjugación del contenido en una única página centralizada en Buenos Aires

 

En la misma línea que el punto anterior desde hace varios meses se viene produciendo

le eliminación de las webs informativas con las que contaba cada emisoras de Radio Nacional del interior del país. En su plenitud cada medio gestionaba su sitio de manera autónoma, y allí reflejaba información pertinente a nivel local y regional, así como los archivos de audio correspondientes a notas realizadas en el marco de su programación. Además todo lo producido era volcado a un servidor centralizado, una suerte de archivo histórico con el que contaba cada emisora. Con esta estructura descentralizada se había producido durante 2015 un promedio de más de 750 mil visitas mensuales a las diferentes webs de todo el país, de las cuales un 30% era a las páginas del interior. 

 

No resulta menor que dicha configuración respondía al Artículo 2 de la Ley 26522 de servicios de comunicación audiovisual: "La explotación de los servicios de comunicación audiovisual podrá ser efectuada por prestadores de gestión estatal, de gestión privada con fines de lucro y de gestión privada sin fines de lucro, los que deberán tener capacidad de operar y tener acceso equitativo a todas las plataformas de transmisión disponibles. (...)El objeto primordial de la actividad brindada por los servicios regulados en la presente es la promoción de la diversidad y la universalidad en el acceso y la participación, implicando ello igualdad de oportunidades de todos los habitantes de la Nación para acceder a los beneficios de su prestación".

 

La nueva gestión ha decidido suprimir dicha herramienta para centralizar toda la información en un único sitio manejado desde Buenos Aires, y de esta manera ha reducido el número de visitas un 70% comparado con 2015. Hoy resulta imposible el acceso a cualquiera de las páginas. El que lo desee puede probar su propia aventura tratando  de ingresar a www.nacionalcalafate.com.ar, www.nacionalsantarosa.com.ar, www.nacionalrosario.com.ar, www. nacionalgregores.com.ar, www.nacionalsalta.com.ar, www.nacionalrock.com.ar o cualquier otra en el resto del país.