Sucedió en la ciudad china de Catón, donde un grupo de médicos debieron extirpar una anguila de medio metro de largo del intestino de un hombre de 49 años que la introdujo en su ano para combatir el estreñimiento. Los expertos aseguraron que el animal provocó un desastre en la cavidad abdominal del hombre y que “estuvo al borde de la muerte”.

 

 

 

 

El afectado arribó al hospital con el estómago inflado “como un globo de aire”, según señaló uno de los médicos. "El animal tenía la cabeza del tamaño de una pelota de tenis de mesa", agregó.

 

 

 

 

Todo ocurrió luego de que el hombre escuchara en las calles que esa técnica era un buen remedio casero para el estreñimiento.