Lapo Elkann, nieto del fallecido CEO de Fiat, Gianni Agnelli, se hizo conocido en los medios en 2013 cuando sufrió el millonario robo de joyas en Punta del Este, al que la prensa uruguaya calificó como “El robo del siglo”.

Ahora, el hombre fue detenido y posteriormente puesto en libertad en Nueva York, Estados Unidos, por haber fingido su propio secuestro y pedirle 10.000 dólares a su familia, ya que se había gastado todo el dinero en prostitutas y drogas en un lapso de 48 horas.

El empresario había viajado a La Gran Manzana para celebrar el Día de Acción de Gracias, pero en su lugar terminó encerrado en la habitación de un hotel teniendo relaciones sexuales y consumiendo una gran cantidad de drogas. Al quedarse sin dinero, este le pidió prestado a una prostituta y, en un intento por devolverlo, fingió ser secuestrado por una de ellas asegurando que no lo liberarían si su familia no pagaba unos 10.000 dólares.

 

 

 

 

Al parecer, un representante de la familia organizó la entrega de dinero junto a la policía, quienes luego terminaron arrestando a la pareja al descubrir que todo se trataba de un montaje.

Según informaron los medios italianos, el hijo de Margarita Agnelli y del periodista Alan Elkann tendrá que comparecer ante un tribunal de la ciudad estadounidense por acusación de falsa denuncia.

Lapo, alejado de la casa automovilística que preside su hermano John, había asegurado que ya no consumía más drogas luego de sufrir una sobredosis por cocaína en 2005 para dedicarse de lleno a su propia firma de moda.