El gobierno de Lisboa decretó tres días de luto nacional, a raíz de los incendios que afectan el centro de Portugal que ya provocaron 62 muertos.  
El terrible incendio forestal que arrasa una zona del centro de Portugal también causó decenas de heridos, señaló el secretario de Estado en el Ministerio del Interior, Jorge Gomes.

Al menos 18 cadáveres fueron recuperados de automóviles carbonizados, añadió Gomes desde el comando de la Defensa Civil en el término municipal de Pedrógão Grande, unos 200 kilómetros al noreste de Lisboa. Otras tres personas murieron por asfixia cerca de un cementerio.

En medio de altas temperaturas y fuertes vientos que hacían virar las llamas -que siguen sin control-, el incendio atrapó en la carretera a numerosas personas que trataban de huir.

La prioridad ahora, dijo Costa, es combatir el fuego y auxiliar a las familias de las víctimas.

Además de los muertos y heridos, hay personas desaparecidas y el fuego ha destruido algunas viviendas de la zona, a la que se ha desplazado esta noche el presidente Marcelo Rebelo de Sousa.


Las altas temperaturas y el viento han dificultado las tareas de extinción del incendio, destacó Rebelo de Sousa, antes de precisar que "no hay ni falta de competencia, ni de capacidad, ni de respuesta" ante desafíos de estas características. 


Las llamas se propagaron de forma "que no tiene explicación", agregó Gomes, quien destacó las dificultades para acceder a las áreas afectadas, 
Costa se desplazó a la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC), donde alertó de que no está cerrado todavía el balance de víctimas de esta tragedia, amplió EFE.


El alcalde de Pedrógão Grande, Valdemar Alves, declaró a medios locales que la situación es muy preocupante. En algunas zonas, se interrumpió el suministro eléctrico y numerosas familias fueron evacuadas. 


Más de 260 bomberos, apoyados con unos 80 vehículos hidrantes, trabajaban hoy para contener el incendio, pero aun así no han podido impedir que las llamas avanzaran sobre el vecino pueblo, informó por su parte la agencia DPA.


Pedrógão Grande tiene una superficie de 128 kilómetros cuadrados, donde residen unos 4.000 habitantes, principalmente dedicados a la agricultura aunque también a la producción textil.

 

El papa Francisco expresó su "cercanía" con las víctimas del "devastador incendio" que desde el sábado por la noche dejó un saldo de al menos 57 muertos en Portugal.

"Expreso mi cercanía al querido pueblo de Portugal por el devastador incendio que está golpeando los bosques alrededor de Pedrógão Grande, causando numerosas víctimas y heridos", aseveró el Pontífice al recitar el tradicional Ángelus en Plaza San Pedro.
"Recemos en silencio", convocó a los miles de fieles que lo escuchaban.

Sin causas claras hasta el momento, el incendio se originó en la noche del sábado en los alrededores de la localidad ubicada en el centro del país luso, a unos 200 kilómetros de la capital Lisboa, con un saldo provisorio de 57 muertos, muchos de ellos atrapados en sus autos, y 59 heridos.