El torero Iván Fandiño ha fallecido este sábado por la tarde a consecuencia de una gravísima cornada inferida por un el animal en la ciudad francesa de Aire-Sur-L'Adour. Fandiño trastabilló y, una vez en el suelo, sufrió la cornada a la altura de los pulmones.

A toda prisa fue conducido a la enfermería por las cuadrillas y compañeros, a uno de los cuales, el galo Thomas Dufau, pronunció Fandiño sus últimas palabras: "Que se den prisa en llevarme al hospital que me estoy muriendo", según recoge el diario francés Sud-Oest.Antes, En su primera actuación de la tarde, Fandiño había cortado una oreja al toro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: 20 minutos