Tras el escándalo en el que se denunció que Michel Temer pagó por el silencio del ex presidente de la Cámara de Diputados,  Eduardo Cunha el mandatario habló a su nación tras los rumores de que estaba por dejar el poder. 

En primer lugar planteó que quiere conocer y acceder a los documentos que maneja el Tribunal Supremo en la investigación sobre su persona y así conocer las grabaciones que se le imputan. 

 

"Quiero dejar que mi gobierno vivió en esta semana su mejor y su peor momento", aseguró Temer y se refirió a la recuperación económica- evitando mencionar las protestas sociales en especial en términos de flexibilización laboral- y aseguró que algunos sectores lograron "traer nuevamente el fantasma de la crisis política". 

"No compré el silencio de nadie", señaló el presidente y planteó: "No tengo nada que esconder. Nunca autoricé a pagar nada". Finalmente destacó que será en la investigación en el Supremo Tribunal donde demostrará su inocencia.