Un escándalo sacude a Brasil, luego que este miércoles se conociera que el presidente Michel Temer fue grabado avalando un soborno, y este jueves, por segundo día consecutivo, la gente se expresó en las calles, donde reclamó la salida del mandatario.

Después que salieran a la luz los audios y que el propio presidente se negara a renunciar, en ciudades como Fortaleza, San Pablo, Rio de Janeiro, Recife y la capital Brasilia, entre otras, miles de personas gritaron “fuera Temer” y pidieron “elecciones directas”, de acuerdo con Ámbito.com.

Mientras tanto, políticos de la oposición se manifestaron por Twitter y canales de noticias locales para exigir que Temer, a quien la Corte Suprema le abrió una investigación en la que se le acusa de obstrucción a la Justicia, sea destituido, con el argumento de que su gobierno ya no tiene legitimidad. También, convocaron a marchas para el próximo domingo.

 

 

"Tras las noticias de que Temer dio su aval para que se comprara el silencio del diputado destituido Eduardo Cunha, clamamos por la renuncia del presidente", aseguró el grupo Vem pra rua, que el año pasado consiguió movilizar a millones de brasileños en multitudinarias manifestaciones contra Dilma Rousseff. 

Del mismo modo, los movimientos Frente Brasil Popular y Pueblo Sin Miedo, que reúnen a los sindicatos, movimientos sociales y partidos de izquierda que defendieron a Rousseff hasta última hora y que consideran a Temer un "golpista", también llamaron a marchas de protesta en todo Brasil para el próximo domingo.

 

 

"Las marchas serán para pedir la renuncia de Temer y la convocatoria inmediata de elecciones directas", anunció, a través de un comunicado, la Central Única de los Trabajadores (CUT), mayor central sindical de Brasil e integrante de ambos movimientos.