Según el último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) de Perú, las riadas de agua, piedras y barro llamadas huaicos ya se han cobrado la vida de al menos 75 personas además de un saldo 100.000 damnificados y más de 134.000 viviendas dañadas.

Además de la zona cercana a Lima, los mayores estragos se registran al norte del país, sobre todo en la región Piura. Los avances del lodo y las piedras arrasan con todo a su paso. Incluso en la región La Libertad quedó en centro histórico intransitable y afectó al cementerio del lugar destruyendo nichos y dejando cadáveres a la intemperie.

Los desbordes en las quebradas continúan por las intensas lluvias mientras buscan a varios desaparecidos que podrían aumentar el número de víctimas fatales. 

La emergencia nacional es producto de un fenómeno conocido como "Niño costero" que provoca un inusual calentamiento de las aguas del océano Pacífico, que al evaporarse se condensan en las alturas serranas generando lluvias torrenciales que luego desbordan las cuencas de los ríos. Perú no registraba un suceso similar desde 1925, cuando la ciudad de Trujillo fue completamente destruida por el agua y el barro. 

 

 

 

América Latina expresa su solidaridad y ayuda a Perú 

Desde el Gobierno de Ecuador se anunció que enviará un avión a Perú para  trasladar los 58 ciudadanos ecuatorianos que quedaron varados en Lima por las intensas lluvias. 

Mientras que en Bolivia juntan alimentos y medicinas que serán transportados al país vecino. Por su parte, Evo Morales envió una carta a su homólogo peruano Pedro Pablo Kuczynski en la que ofreció la colaboración necesaria. 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, manifestó su apoyo e instó a la cooperación internacional. También la mandataria chilena Michelle Bachelet utilizó su cuenta en Twitter para expresar su solidaridad a Perú "por los temporales que está sufriendo". Mientras que  el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que su nación "está atenta a brindar el apoyo que requiera" Perú.