La polémica se inició cuando, tras la aparición del nuevo billete de cinco libras del Banco de Inglaterra - que es de "plástico, más resistente, limpio y seguro"-, una ciudadana británica preguntó si éste contenía sebo. 

El Banco inglés confirmó que "Hay un rastro de sebo en las pastillas de polímero utilizadas en el sustrato base de los billetes de cinco libras” y Steffi Rox, usuaria de Twitter que se define en su perfil como vegana y defensora de los animales, mostró su rechazo e indignación. 

 

 

La conversación de Twitter se viralizó y ya se juntaron más de 10 mil firmas en las que se exige que se retiren los billetes de circulación. El texto del petitorio indica que el uso de sebo "es inaceptable para millones de veganos, vegetarianos, hindúes, sijs, jains y otros en el Reino Unido". El Banco de Inglaterra todavía no se pronunció al respecto.