"Convocamos a asambleistas el jueves para llamar a elecciones inmediatas en AFA", sostuvo el vicepresidente de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro, usual portavoz del Ascenso Unido, al que abrevan el Nacional B, las categorías chicas y el Interior.

Ferreiro argumentó que el presidente de la Comisión, Armando Pérez "está enfermo", Carolina Cristinziano "vive en otro país" y que Pablo Toviggino "denunció a los otros tres miembros por irregularidades".

 

 

Ferreiro dijo que el abogado Javier Medín, quien ante la enfermedad de Pérez, manda en la Comisión "responde" al Gobierno Nacional por lo cual consideró que en la AFA hay "una acefalía".

Un día antes de que finalice el año, el presidente de Almagro, Julián Romeo, adelantó que "la semana que viene nos quedamos a dormir adentro de AFA hasta que podamos elegir un presidente de manera democrática".

Toviggino, presidente del Consejo Federal de Fútbol de la AFA, fue elegido como integrante de la Comisión pero rápidamente se alió al Ascenso Unido, y formó un tándem de poder junto a Claudio 'Chiqui' Tapia, quien lo puso como su vicepresidente en Barracas Central pese a ser el mandamás del fútbol del interior en la Argentina.

"Toviggino está haciendo un montón de cosas que no son legítimas según el mandato que tuvo", avisó por radio La Red Cristinziano, quien espera que la semana próxima tenga el borrador del estatuto nuevo avalado por FIFA y Conmebol.

Cristinziano estimó que la FIFA determinará si incorpora a un reemplazante de Pérez, quien sigue internado tras una tromboembolia pulmonar que lo tuvo en estado crítico y al parecer necesitará de un tiempo para restablecerse.

Pero la dirigente, impulsada para este cargo por Conmebol, no descartó que haya algún nombramiento más, sin especificar si podría apartar a Toviggino.

Para Cristinziano, los que buscan elecciones antes de que se cristalice un nuevo estatuto es para que "nada cambie" y que si no se ordena y transparenta el futbol "estalla por el aire". "La FIFA dijo mil veces" que primero se defina el nuevo estatuto luego haya elecciones, resaltó Cristinziano.

La Primera División, en tanto, evita ponerse del lado del Ascenso y reclama los 350 millones de la última cuota, y que el gobierno pague la rescisión del contrato de TV.

Por lo pronto, el titular de Lanús, Nicolás Russo, dijo que si no se soluciona el tema de los ingresos por los derechos de TV el futbol no comenzará en la primera semana de febrero.

Dirigentes de Primera División admiten por lo bajo que temen que la movida del Ascenso Unido lleve a la FIFA a adoptar sanciones que podría perjudicar a los equipos que jugarán las copas Libertadores y Sudamericana desde marzo próximo.

Por otro ldo, la FIFA podría expedirse en estos días ya que tiene que definir si impone a un reemplazante de Armando Pérez, convaleciente de una tromboembolia pulmonar que lo tuvo en estado delicado.