River venció 2 a 0 a Gimnasia se metió en la final de la Copa Argentina, donde lo espera Rosario Central. En San Juan ante una multitud y con una actuación sólida, con goles de Driussi y Alario, cumplió su primer objetivo del año. 

El siguiente será ganar la final del 15 de diciembre, aún sin sede confirmada, para sumar otro copa a su vitrina y conseguir el pase a la próxima Copa Libertadores de América. 

River jugó con autoridad y convencimiento. Salió decidido a hacer su partido y arrinconar a Gimnasia. Tanto que antes de los 5 minutos le anularon un gol indebidamente

Lo mismo el equipo de Gallardo hizo su libreto: tenencia de pelota, tener paciencia y cuidar los costados hasta en ataque para evitar los contragolpes de Gimnasia -¿quizás por eso jugó de 3 el pibe Olivera?-. 

Porque con esa fórmula Alfaro complicó a Racing y San Lorenzo en esta Copa. Por eso había que cuidar la espada de 'Pity' Martínez, y también la de D'Alessandro (en el último minuto del primer tiempo se evidenció). 

Y llegó el primer gol por un notable desborde de 'Nacho' Fernández, con complicidad de los otros zurdos de la mitad de cancha: Martínez y Andrés. 

Nótese que Pity llega en diagonal casi hasta los pies de D'Ale, que le quita la pelota y con su pase a Fernández le marca el camino de 'tocar y pasar, en vez de trasladar'. 

'Nacho' hizo el resto: desborde del lado de su pierna menos inhábil y centro atrás para un Driussi temible en el área. Claro, sin el desmarque y la presencia de Alario, el pibe no podría vivir este presente. 

Gimnasia no hacía pie y en el intento por salir jugando, la buena y precisa presión de River cuando el 5 se acerca a los centrales (¡esto también se practica en la semana!), le permitió a Alario reencontrarse con el gol. 
 

 

La última jugada del primer tiempo evidenció por dónde intentaría Alfaro lastimar a River. Oreja tocó y pasó, Moreira lo derribó en el área pero el pito Herrera no cobró el claro penal. 

¿La historia hubiera cambiado? Al menos en el resultado sí, el vestuario del 'Lobo' en el entretiempo y la charla técnica de Alfaro no hubiera sido la misma. 

 

El complemento, otro partido

 

Es que a partir de los riesgos que asumió Gimnasia y su DT -el ingreso de Lobo por el defensor Ramos-, el trámite de juego cambió y River dejó de ser el propietario casi exclusivo del balón. 

Y si bien el equipo de Marcelo Gallardo perdió dominio, pudo manejar los tiempos y la psicología del partido. Por primera vez desde que Gallardo es DT de River en estos dos años -ver su gran récord de finales alcanzadas-, sus cambios fueron en defensa. 

Rossi por D'Alessandro, Mora por Alario y Mayada por Fernández denotan otra fórmula para cuidar los partidos y cerrarlos. Vale aportar que se vio casi obligado por los cambios ofensivos de Alfaro -Imperiale por Licht y Niell por 'Chirola' Romero-, que el 'Millonario' neutralizó. 

Tanto, que hasta en los últimos minutos se le abrió la cancha para correr el contragolpe pero estuvo impreciso en la culminación, la más evidente fue una jugada del 'Pity' que con Mora y Ponzio como opción, eligió al mediocampista. 

 

 

 


El final fue de festejo, por la actuación tal resaltó Gallardo. "No era un partido fácil. Fuimos muy inteligentes tácticamente. Resolvimos bien, fuimos superiores".


Por el juego del que venía careciendo River, en el campeonato -vale aclarar-, porque en Copa, en esta que es su obsesión, el equipo fue otro. 


En Copa Argentina, el 'Millonario' supo mostrar algo del equipo que hace historia con una identidad, una manera de jugar (más allá del sistema que utilice), desde que Marcelo Gallardo es el entrenador. 


Formaciones:


River: Augusto Batalla; Jorge Moreira, Arturo Mina, Lucas Martínez Quarta, Camilo Mayada; Andrés D'Alessandro, Leonardo Ponzio, Ignacio Fernández, Gonzalo Martínez; Sebastián Driussi y Lucas Alario. Director técnico: Marcelo Gallardo.

Gimnasia: Alexis Martín Arias; Sebastián Gorga, Manuel Guanini, Christian Ramos, Facundo Oreja; Luciano Perdomo; Nicolás Ibáñez, Sebastián Romero, Lucas Licht, Ramiro Carrera; y Pablo Vegetti. Director técnico: Gustavo Alfaro.

Árbitro: Darío Herrera.

Estadio: San Juan del Bicentenario.