Fue hace unos 2.500 millones de años cuando en la Tierra se produjo lo que se conoce como "Crisis del oxígeno" que modificó la atmósfera para siempre y permitió la evolución hasta la aparición del ser humano. . 

Esa "crisis" estuvo originada por el gas residual que emanaban microorganismos fotosintéticos y provocó una primera extinción masiva dando lugar a nuevas especies. En un estudio publicado en la revista Geology se anunció un hallazgo clave para comprender ese lejano momento ya que se descubrieron restos de unas bacterias que vivieron antes de que se produjera ese cambio de paradigma. 

"Estos son los fósiles más antiguos de bacterias del azufre (usan este elemento como fuente de energía)", explicó Andrew Czaja, profesor de geología en la Universidad de Cincinnati y agregó: "Y este descubrimiento nos ayuda a entender la diversidad de formas de vida y de ecosistemas que existieron justo antes del Gran Evento de Oxidación".

 

 

Estructuras encontradas en las rocas y asociadas con microbios- Andrew Czaja

 

Según explica Czaja, estas bacterias eran "grandes, esféricas y con un aspecto diferente al de las bacterias actuales, pero similar al de organismos unicelulares que viven hoy en día en aguas profundas" que suelen ser ricas en azufre y pobres en oxígeno. 

"Estas bacterias tempranas probablemente consumían las moléculas que procedían de la disolución de minerales ricos en azufre que había en los océanos y que procedían de rocas erosionadas y lavadas de Tierra, o de restos volcánicos en los fondos", destacó el especialista. 

Las milenarias bacterias fosilizadas fueron halladas en las láminas de rocas de silicatos situadas en una región muy especial conocida como el Cratón de Kaapvaal, una zona donde la corteza terrestre tiene 3.500 millones de años de antigüedad en Sudáfrica. 

 

Fuente: ABC