Luego de que el FBI decidiera allanar las oficinas de mayor banco de datos digital de internet, Megaupload, cerrar el sitio y poner presos a sus directivos, se desató en la web una guerra que recién empieza.
El grupo defensor de la libertad en la web, Anonymous, decidió vengar el cierre de Megaupload y para ello inició actividades de hackeo y bloqueo de distintos sitios tales como discográficas y cámaras protectoras de los derechos de autor.
Primero fue el turno de los portales del FBI y las multinacionales Warnes y Universal, los cuales dejaron de funcionar a raíz de los ataques de quienes vengan el cese de la libre circulación de los contenidos web por parte de las autoridades estadounidenses.
Pero en el día de hoy se conocieron dos nuevas actividades de Anonymous: por un lado, se conoció que la multinacional Sony fue hackeada y todo el contenido de su catálogo de música fue puedo a disposición de los internautas para que lo descarguen gratuitamente.
Por otro lado, en Argentina se bloqueó la portada la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas, CAPIF, entidad que protege la propiedad intelectual en el país. Actualmente, al querer ingresar al sitio www.capif.org.ar se puede ver una imagen de Mafalda junto con la leyenda ¡No queremos S.O.P.A!, que expresa el repudio de Anonymous a las leyes SOPA y PIPA que impulsan representantes parlamentarios en los Estados Unidos y que, de aprobarse, prohibiría el uso que actualmente se le da a internet de compartir libremente todo tipo de contenidos.
El conflicto recién empieza, motivo por el cual las tres w que anteceden a toda página online pasaron de representar la "World Wide Web" por la "World War Web", es decir, la guerra mundial de internet.

Luego de que el FBI decidiera allanar las oficinas del mayor banco de datos digital de internet, Megaupload, cerrar el sitio y poner presos a sus directivos, se desató en la web una guerra que recién empieza.

 

El grupo defensor de la libertad en la web, Anonymous, decidió vengar el cierre de Megaupload y para ello inició actividades de hackeo y bloqueo de distintos sitios tales como discográficas y cámaras protectoras de los derechos de autor.

 

Primero fue el turno de los portales del FBI y las multinacionales Warner y Universal, los cuales dejaron de funcionar a raíz de los ataques de quienes vengan el cese de la libre circulación de los contenidos web por parte de las autoridades estadounidenses.

 

Pero en el día de hoy se conocieron dos nuevas actividades de Anonymous: por un lado, la multinacional Sony fue hackeada y todo el contenido de su catálogo de música fue puesto a disposición de los internautas para que lo descarguen gratuitamente.

 

Por otro lado, en Argentina se bloqueó la portada de la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas, CAPIF, entidad que protege la propiedad intelectual en el país. Actualmente, al querer ingresar al sitio www.capif.org.ar se puede ver una imagen de Mafalda junto con la leyenda ¡No queremos S.O.P.A!, que expresa el repudio de Anonymous a las leyes SOPA y PIPA que impulsan representantes parlamentarios en los Estados Unidos y que, de aprobarse, prohibirían el uso que actualmente se le da a internet de compartir libremente todo tipo de contenidos.

 

El conflicto recién empieza, motivo por el cual las tres w que anteceden a toda página online pasaron de representar la "World Wide Web" a significar "World War Web", es decir, la guerra mundial de internet.